El perfil de una vida próspera

$1.50

El perfil de una vida próspera,  cuando tú tienes claro para dónde vas, el incremento financiero sí tiene sentido. Para que haya provisión primero tiene que haber visión, porque la provisión es para hacer la visión. Si quieres prosperar, tienes que tener claro cuáles son tus sueños, metas y desafíos. La visión tiene que ver con la capacidad de poder ver, por eso necesitas quitar lo que te impide tener claridad para lo que Dios tiene para ti.

probar

Descripción

El perfil de una vida próspera,  cuando tú tienes claro para dónde vas, el incremento financiero sí tiene sentido. Para que haya provisión primero tiene que haber visión, porque la provisión es para hacer la visión. Si quieres prosperar, tienes que tener claro cuáles son tus sueños, metas y desafíos. La visión tiene que ver con la capacidad de poder ver, por eso necesitas quitar lo que te impide tener claridad para lo que Dios tiene para ti. Un corazón rendido a cosas incorrectas genera vendas e impiden que las personas tengan una visión clara de su futuro, por eso un día hacen una cosa y otro día otra, pero Dios no quiere que tú seas inestable, sino que tengas claro para dónde vas. Veamos cuáles son las características que tienes que tener en tu vida, para ser una persona próspera:

1. Responsabilidad. No compares ni mires hacía atrás; el que es responsable no se pone a juzgar si algo bueno pasa con algo y con él no; deja de mirar a los lados, y deja de mirar hacia atrás; mucha gente se atreve a decir que en el pasado, antes de conocer de Dios, les iba mejor, no se dan cuenta que Dios es lo mejor de la vida y lo mejor que a uno le pueda suceder.

2. Madurez. Renunciar a apegos inútiles en lo material y en lo emocional, por ejemplo, si hace muchos años te divorciaste no puedes seguir llorando y lamentándote por eso, necesitas mirar hacia adelante y alcanzar el éxito en tu vida. Muchos empresarios se quiebran, porque tienen empleados que han estado con él desde el principio y se han vuelto mal empleados y por sentimentalismos los siguen manteniendo. Si tienes apegos materiales o emocionales, no calificas para ser próspero. La prosperidad se mide en niveles de felicidad. Así que tú necesitas aligerar tu equipaje.

3. Humildad. Es la actitud de reconocer los errores financieros y cambiarlos. Si tú no hacías cuentas, es hora de que empieces a hacerlas. Igualmente, puedes aprender de los que han salido delante de la mano de Dios, pregúntales cómo lo han hecho y te darás cuenta que su nivel espiritual es el que marca toda la diferencia. Aprende de ellos.

4. Nobleza. Cuando alguien reconozca un error, no le sigas cayendo encima. Hasta que José no perdonó a su familia no pudo ser feliz. Hay mujeres que aunque el marido reconoce que tiene problemas financieros, sigue acosándolo y trayéndole preocupaciones y cargas en vez de ser un alivio para Él. Tú no puedes ser opresor, si la gente reconoce su error y lo está corrigiendo, deja de caerle encima y de ridiculizarle en público.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El perfil de una vida próspera”